XVIII RALLYE CIUDAD DE VALLADOLID

La edición decimoctava del Rallye Ciudad de Valladolid ya es historia; con un calor a ratos sofocante, la prueba pucelana estrenaba la Plaza Mayor como escenario para la salida y la llegada, además de para la entrega de trofeos, y este no podía ser más emblemático, ante la mirada de miles de vallisoletanos que desafiaron al sol al igual que hicieron los aficionados que se desplazaron a los tramos cronometrados del Cerrato palentino.

Antes de empezar la carrera a las diez de la mañana, los que permanecían atentos al Rallye Ciudad de Valladolid esperaban ver una lucha sin cuartel entre los tres máximos favoritos, a priori, al triunfo final en una prueba que tenía el premio añadido de su alto coeficiente de puntuación para el Campeonato de Castilla y León de Rallyes de Asfalto. El vallisoletano Juan José Abia, con Alfredo Álvarez a las notas, partía con su Porsche con la idea de revalidar el triunfo del año pasado, pero sabía que contaría con la férrea oposición de Alberto San Segundo y Eva Navas, vencedores en cinco ocasiones en el rallye vallisoletano con Mitsubishi y también del burgalés Mariano Colina, acompañado de Laura Díez a la derecha, siempre muy rápido en Valladolid pero sin ver la meta en las dos últimas ediciones, ya fuera por accidente o avería en su Evo IX.

Empezaba Alberto San Segundo con la idea de reverdecer viejos laureles y para ello se aplicaba a la tarea en los dos primeros tramos donde conseguía los mejores tiempos, sin grandes diferencias, pero marcando el camino hacia su sexto entorchado. Pero el tercer tramo, la segunda pasada por Amusquillo-Alba de Cerrato tenía una desagradable sorpresa para el piloto abulense en forma de accidente; los graves daños provocados en la parte trasera de su Mitsubishi Evo X le obligaban al abandono, dejando la cabeza del rallye para Juan José Abia con Colina marcándole muy de cerca.

El burgalés era capaz de vencer en dos tramos consecutivos y se presentaba en la asistencia del mediodía con una desventaja de tan solo cuatro segundos. Pero Abia cogió fuerzas y en el primer tramo de la tarde, Soto-Valle le endosaba de golpe ocho segundos a su rival que, vistas las escasas diferencias que se manejaban hasta ese momento, se antojaban definitivos. Y así fue ya que el resto de especiales de la jornada fue un intercambio de golpes entre ambos, pero con tiempos muy parejos, llegando Abia y Álvarez a la meta de la Plaza Mayor como vencedores del XVIII Rallye Ciudad de Valladolid con nueve segundos de diferencia sobre Mariano Colina y Laura Díez. Cerraban el podio Manuel Berrón y Cristina Dimas con su Renault Clio Sport por delante del Mitsubishi Evo X Grupo N de los vallisoletanos José Antonio y Francisco Javier Martín Díaz; uno de los principales aspirantes a las plazas del cajón, César Tomé no pudo acabar el rallye tras un fuerte golpe en los bajos que dañó irremediablemente la mecánica de su BMW M3 Compact.

En el apartado de Regularidad, reservado para vehículos clásicos, nueva victoria, van seis seguidas, de Ángel Represa, esta vez con Antonio Represa en las labores de navegación y con un Mercedes 190 en lugar del habitual Porsche 928. Se ve que no extrañó el cambio de montura viendo los escasos puntos de penalización acumulados después de los 126 controles secreto en los que se medía la velocidad media de cada uno de los participantes. No muy lejos del habitual dominador del Rallye Ciudad de Valladolid acabaron José Antonio García y Gustavo García con Audi Coupé, escoltados a tan solo cinco puntos por el Volkswagen Scirocco de Eduardo Martín y Gema Almeda.

En el apartado reservado a los vehículos que no contaban con más aparatos de medición que los montados originalmente en el salpicadero, los que más afinaron fueron Juan José Enríquez y Justo Ricardo Aragón a bordo de su Mercedes, secundados por José Ignacio Yarritu y Javier Ángel Menéndez con un BMW 2002 y con el Audi Coupé de José Antonio y Lucía Vadillo en la tercera plaza.

Esto fue todo lo que dio de sí el Rallye Ciudad de Valladolid en su decimoctava edición; calor humano y ambiental en un marco incomparable.

Crónica de Jose Manuel Sánchez Plaza

Fotos cedidas por Mauro Prieto Fotoracing

Los comentarios no están permitidos.